¿Si eres celoso? ¡Ya curate!

el

¿ES POSIBLE SANAR DE LOS CELOS?
Si lo es, pero no es fácil.
El primer problema es que los celosos son muy necios en aceptar que lo son, y se resisten a reconocerlo. Y mucho menos a aceptar ayuda.
Pero cuando empiezan a darse cuenta de que sus preocupaciones obsesivas los llevan a poner en peligro su matrimonio. Y su pareja los amenaza con dejarlos, entonces las alarmas internas crecen y comienzan a buscar ayuda, pues su relación está ya en peligro.
Para ayudarlos no hay que alarmarlos de su problemática, sino convencerlos que con trabajo constante se puede atenuar de una manera más manejable.
El objetivo es que se convenzan de que su problema si tiene una solución.Y que si aman a su pareja, tienen que poner lo mejor de sí para lograrlo.
Un primer paso es explicarles en qué consisten los celos y cómo operan en la mente humana. Hacerles ver que es algo que arrastran desde niños. Es importante que sepan que se trata de un miedo a perder el amor y el afecto por ser dependientes. Y en consecuencia se han hecho inseguros.
Los celosos necesitan romper con las justificaciones que se han inventado para querer poseer y controlar a su pareja. Un paso importante es que se convenzan de que las personas no son de su propiedad, que estar casado o ser novios, no da derecho a sentir que el otro es un objeto que se posee o pertenece.
El tema en el fondo es que sepan que el verdadero amor tiene que ver con la libertad de ambos.
Es indispensable que aprendan a distinguir sus pensamientos fantasiosos de los lógicos, que noten bien lo que es real de aquello que imaginan. Que sus novelas inventadas son sólo producto de sus miedos y sentimientos y que no son reales. Que todo lo que sienten se someta al escrutinio de la razón, antes de darlos por buenos.
Otro aspecto indispensable a trabajar es el de la agresividad, necesitan aprender a controlar su enojo y ganas de reclamar y en su caso a agredir a la pareja. Si la aman, por ningún motivo la deben de lastimar ni hacer sentir mal y desconfiar. Por lo que es ineludible despojarse del derecho a decir, comentar, pelear confrontar y mucho menos violentar la relación.
Es un proceso que se necesita recorrer paso a paso y con disciplina, sólo así se puede comenzar a sanar, de lo contrario los celos van creciendo y empeorando la relación. Lo que suele provocar más violencia y una pérdida de la ciudad

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s