¿Qué motiva a ser corrupto?

el

La codicia y la ambición, es el sustento de la corrupción.
Aunque no es un mal exclusivo de los mexicanos, si es muy cierto que lo practicamos con singular destreza y constancia.

Tampoco es un hábito exclusivo de los políticos y burócratas, sino que también lo padecen los empresarios, los profesionistas y los comerciantes. 

¿Qué motiva a ser corrupto? Y por supuesto que hay muchas posibles respuestas, al menos voy a dar mi percepción.

Se dice que los factores que favorecen más la corrupción son tratar de ganar más o conseguir lo que se desea, por un camino más fácil y con menor esfuerzo. A tener beneficios personales por encima de los colectivos, por lo que es una visión muy egoísta.

Esta promovido por un ambiente social que lo facilita y justifica al cantar victoria del “si todos lo hacen…¿por qué yo no?” Un comportamiento que se ha generalizado tanto, que acaba por convertirse en parte de un sistema de vida.  Y para acabarla de amolar, se acompaña de una maravillosa impunidad que elude topo tipo de procedimientos legales, también con la estratégica capacidad de mentir, y de cínicamente solicitar “que me lo demuestren”.

Sobre el origen de esta conducta, hay una interesante descripción que realiza un clérigo, político, escritor y defensor de los indios del siglo XVII, llamado Juan de Palafox y Mendoza (1600-1659) en su estudio sobre las virtudes del indio de la Nueva España, escritas a su Majestad el Rey Felipe IV. En la que señala que: “los indios están libres de la ambición que es natural en los hombres, porque son poquísimos los indios que aspiren con vehemencia a los puestos de gobernadores y alcaldes que les tocan, antes hacen con  mucha paz las elecciones; y si hay algunos que las revuelven, son mestizos que ya salen de su nación…elegían a sus alcaldes con tanta sinceridad y tan sin ambición obran en las elecciones”

De igual manera describe el tema de la codicia en los indios al señalar: “no la conocen los indios comúnmente, y rarísimo se hallarán que amen el dinero, ni que busquen la plata, ni la tengan más que para un moderado uso y sustento; ni juntan unas casa a otras ni unas heredadas a otras, sino que con parsimonia moderadísima vive cada uno contento con su estado”

Así que de esta forma vemos que la raíz de la corrupción se centra más en la ambición y la codicia, y que estas no son propias del mundo mesoamericano, y que provienen de los vicios de los conquistadores.

Los corruptos se forjan al tener ambiciones egoístas y no pensar en los demás. Poseen la debilidad de acumular riqueza y ser avaros. De gustar de los lujos y privilegios y de aspirar a tener un mejor nivel de vida, y no estar contentos con lo que ya tienen.

En conclusión, es un vicio importado por los extranjeros que bien se ha arraigado en México, y ahora con nuestro ingenio,  la hemos perfeccionado.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s