Cuando un pueblo se quiere imponer a otro.

el

La conquista cultural
Algunos historiadores reconocen que hay pueblos que conquistan militar y económicamente a otros, pero que también existen invasiones culturales silenciosas.

Así los griegos conquistaron a los egipcios, pero estos conquistaron a los griegos culturalmente. Al igual que los romanos, que al conquistar a los griegos, acabaron ellos conquistándolos culturalmente.

El poder que tiene la cultura es también muy importante a la hora de la relación entre distintos pueblos. A pesar de que es un término con muchos significados, finalmente está relacionado con el cultivar, como se hace en agricultura, y quiere decir la manera o forma que tiene un pueblo al manifestar sus saberes, conocimientos y modos de hacer las cosas. En parte,  son también sus costumbres y tradiciones, o sus explicaciones y expresiones de arte y construcción. Y desde luego, la cocina y el buen vivir.

La expansión de una cultura tiene mucho que ver en la fuerza de su historia, en lo ancestral y consolidado de su forma de vivir y gobernar. La solidez de sus creencias y valores, tanto como en la familia, la fecundidad y el trato a sus mujeres.

Pues la cultura europea tuvo su fuerte enfrentamiento con la cultura mesoamericana, a raíz del descubrimiento y conquista de América, y sin duda hoy se puede confirmar el resultado de lo avasallador del mundo mediterráneo. Sin embargo también podemos reconocer que muchos alimentos, oriundos de estas tierras, han conquistado el paladar de todo el mundo, como la papa y el jitomate, por sólo nombrar unos cuantos.

El propósito de esta reflexión es hacer notar, a los amables lectores, sobre el encuentro entre el estilo de vida de los norteamericanos, frente a la cultura mexicana. Parece que en el balance final hemos invadido, por muchas razones (incluyendo la pobreza económica de muchos mexicanos), al territorio del vecino del norte, llevando a cuestas nuestra cultura. Como si quisiéramos recuperar algo que en tiempos pasados nos pertenecía. Es decir, lo que nos despojaron en “la guerra” de 1848 con los tratados de Guadalupe Hidalgo.

El desplazamiento de la cultura “hispana” en los Estados Unidos, se ha convertido en un problema para los Anglo sajones, blancos y protestantes. Que ven en esta expansión, un predominio que en una cuantas décadas más se convertiría en un país más hispano que Anglo sajón.

Desde las tortillas, el tamal, las piñatas, la solidez de la familia, la entrega laboral y la religión católica. Son una parte de nuestra cultura, que está echando raíces muy firmes en todo el territorio. Lo cual puede ser ya un motivo de amenaza para la estabilidad del “american way of life”.

Si bien es cierto que los norteamericanos nos han conquistado en muchos aspectos, indiscutibles; también hay una conquista silenciosa que se expande por todos lados.

El peso que tiene nuestra historia, en el sincretismo entre Europa y Mesoamérica, y la fortaleza del pueblo mexicano, están mostrando vigor y la disponibilidad a crecer y mejorar,  que parece no tener límites, ni lo frena un muro.        

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s