¿Nos han tratado mal los gringos?

el

La discriminación a los mexicanos.
Hablamos de “chicanos”, en el anterior artículo,  y por ello una amable lectora del INFORMADOR, Julieta Ford,  nos hizo llegar sus observaciones, que con gusto transcribimos: 

“Viví 17 años en Mac Allen, Tx. hasta 2014, por ser un pueblo muy tranquilo, limpio y donde pude enseñar gratis ingles, español, etc. como directora del Centro Cultural Mexicano.

En tiempos de la revolución muchos mexicanos huyeron a E.U., y es cuando les empezaron a llamar chicanos.

Ellos, sus hijos y sus nietos fueron objeto de horrible discriminación, al grado de que en Texas había letreros en los restaurantes: NO SE ADMITEN PERROS NI MEXICANOS. Tenían que ir por la puerta de atrás. Para los negros estaba peor, los letreros decían: NEGRO, NO DEJES QUE LA NOCHE TE COJA EN TEXAS (los linchaban).

Para que no votaran se cobraba el voto a $3.

En la actualidad, los políticos han acostumbrado a la gente a “las limosnas” del gobierno, así que la gente ya no lucha o estudia para mejorar, si tienen la suerte de nacer con un ojo torcido u otro defecto físico, “ya la hicieron”, el gobierno los mantendrá (por eso votaron los blancos por Trump), porque en eso tienen razón, por cada niño que tienen les dan como $180 más alimentos, así que pronto se apresuran a tener de menos cuatro, y ya no se preocupan por buscar un empleo, se ven a los hombres jóvenes tomando cerveza a las diez de la mañana. Las escuelas están de lujo, pero no se aprovechan, los jóvenes chicanos no tienen identidad propia, no hablan ni entienden bien el ingles ni el español.

No tienen aspiraciones! A pesar de las oportunidades que se les dan. COMPLETAMENTE DEPRIMIDOS. Claro, tiene mucho que ver la poca visión de sus padres y maestros. Las chicas se embarazan de menos a los dieciséis años. Los muchachos se unen a pandillas, la drogadicción es rapante. Bueno: PARA LLORAR POR ELLOS”.

Así nos describe Julieta Ford lo que ha vivido en esa ciudad fronteriza, es cierto que puede ser el lado oscuro, pero también la realidad de la cultura chicana.

Uno de los problemas de fondo, es la discriminación racial, que no se ha logrado abatir. Y eso dificulta que se asimilen e incorporen al estilo de vida americano, y como también han dejado atrás la cultura mexicana, corren el riesgo de quedar flotando sin una ni otra. Y ese vacío, ocasiona también una miseria cultural y una falta de aliciente por prosperar. Simplemente, ya no hay rumbo ni metas que perseguir.

El claro oscuro de la migración al norte, tiene su arte, su música, su literatura, cine y desde luego sus atuendos y costumbres, un florido lenguaje que transita entre uno y otro idioma (code-switching), y un gusto especial por una alimentación que combina la cocina mexicana, con los sabores de la cocina americana (el famoso chili-con carne, por ejemplo).

Vale la pena ahondar y conocer más a fondo,  esta manera alternativa de ser a la Mex-american.  

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s