¡Y todo con cariño!

el

​Un abrazo incondicional

Muchos de los problemas emocionales que están detrás de las adicciones, tienen que ver con la falta de afecto y cariño.

Así que una primera necesidad que existe,  es la de manifestarnos ternura y cariño.

Pero existe un enorme obstáculo, que es la desconfianza. Simplemente ya no se cree en los seres humanos en primera instancia; pues si les han fallado los propios padres y familiares, qué se puede esperar de los demás.

De aquí que muchos adictos piden a gritos cariño, pero al mismo tiempo ponen distancia y barreras. Sólo admiten afecto de personas muy selectas que ya han demostrado que se puede confiar en ellas.

Un fuerte abrazo, sincero, verdadero, con firmeza y pleno de buenas intenciones, tiene un poder, casi mágico, para crear un ambiente sano y positivo. Pues en la cercanía íntima de dos cuerpos, se pueden trasmitir muchas cosas que ayudan a fortalecer la comunicación sensible entre dos personas.

Una característica muy particular de varios adictos, es la de rechazar el abrazo de los padres, y es que en el fondo se siente que está mezclado con viejos regaños, castigos y reproches. Y en un abrazo sincero no deben existir elementos negativos que confundan. Se preferir rechazarlo, que sentir el conflicto  hipócrita que muchos padres pueden también expresar.

El mejor de los abrazos, es el que expresa perdón y reconciliación, en el que se vuelven a estrechar los lazos de confianza mutua y se tocan los corazones.

Hay  pues que distinguir, entre un abrazo sincero y profundo, de uno superficial, social y hasta falso. Las personas sensibles lo saben detectar muy bien, porque reconocen el verdadero afecto,  dado que es el que suelen más necesitar.

Vale la pena considerar, en tomar más conciencia del tipo de abrazos que cada uno de nosotros solemos dar a los demás en diversas ocasiones. Y así nos daremos cuenta de que al acercarnos tanto nuestros cuerpos,  se pueden detectar muchas cosas de los demás, como ellos de nosotros.

Es importante que sepamos el lenguaje corporal que expresamos con los abrazos, y que así podamos trasmitir un incondicional afecto y cariño, especialmente a nuestros seres más queridos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s