Reconocer la sabiduría ancestral

el

​El México previo a la independencia.
Hemos recibido algunos interesantes comentarios de buenos lectores del INFORMADOR, que también siguen esta columna, y por ello continuaremos con el presente intento de motivar, la lectura y la investigación,  de los movimientos intelectuales que dieron luz a reivindicar nuestra identidad.

Aclaremos que la idea de identidad, es un tema más actual, que preocupación de antaño. En realidad anteriormente no había preocupado la identificación de nuestro particular estilo de ser, hasta que los intelectuales de la post revolución se lo comenzaron a tomar más en serio.

Sin embargo,  ya habíamos hecho notar que los ilustrados, los intelectuales o los eruditos de los finales del siglo XVIII, hicieron una gran labor al recabar más información de la historia del Virreinato,  e incluso de la visión de los mexicanos antes de la conquista, buscando rescatar las enseñanzas de los sabios “Indios”,  que aun conocían mucho de los viejos códices y pinturas que se comenzaron a ver con otros ojos durante este período. 

De hecho se tomó muy en serio el verificar las fuentes originales,  por ejemplo las cartas de Hernán Cortes o las notas de Bernal Diaz del Castillo, por sólo nombrar algunos importantes observadores, sobre aquello que vieron y conocieron,  en los primeros años de la conquista.

El enorme trabajo realizado por el Jesuita Andrés de Cavo, al rescatar muchas fuentes originales y confirmar mucho de lo que aconteció durante el Virreinato,  es de gran valía para lo que en éstas décadas estamos tratando de valorar.

  Antonio de Leon y Gama (1735-1802), erudito mexicano que se empeñó por arrancar de los sabios indígenas, los conocimientos del Calendario Azteca, de su visión astronómica, de su aritmética y en general de empezar a hacer un estudio más sistemático del idioma mexica, lo llevan a darnos una visión de aquellos patriotas que supieron reconocer, que el alma de los Mexicanos estaba aun viva y llena de riqueza y sabiduría intelectual,  en los conocimientos de las culturas Mexicanas ancestrales, en especial la Tolteca.

El que un erudito de esa época,  ponga a tiempo el dedo en el renglón,  desatendido  por muchos que sólo volteaban a ver a Europa como fuente de sabiduría,  y no a los pueblos “indígenas”;  que incluso se les llegó a señalar como bárbaros, primitivos y hasta sin alma. Fue la semilla que hizo prender el espíritu de la autentica mexicanidad, que es la conjugación de los pueblos ancestrales, y la cultura del mediterráneo mediada por los Españoles conquistadores.

En la medida en que hoy seamos capaces de entender claramente que el Mexico moderno no nació con la Independencia ( como bien lo señala también un amable lector), sino  muchos siglos atrás, incluso más allá de la conquista. Estaremos caminando hacia una nueva visión de nuestro origen y así retomar el vigor y la fortaleza de todo el conocimiento y valores que aun tenemos vivos y latentes en nuestro inconsciente colectivo, si me permiten esa expresión. 

México,  es mucho más que su independencia de España.  

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s