Perder la libertad

el

El terrible mal que nos hunde y que nos lleva a  la peor de las esclavitudes,  es el castigarse a si mismos con culpas y a sufrir en el silencio de la amargura, el sentirse sin el amor a sí mismo y el de los demás.

Pobre hombre miserable que construye, con sus propias lágrimas,  la prisión en la que vive. Y además de atormentarse, está convencido de que es un drama de la vida en la que se siente víctima de lo que los demás le han hecho.

No cree tener la llave para salir de su cárcel, porque le falta amor. Piensa que ni el,  ni nadie lo van a perdonar ni podrán rescatarlo de su profunda fragilidad.

Cuando te sientes que has perdido la libertad, sólo piensa que es el amor a ti mismo lo que te ayuda a romper las cadenas que impiden tu felicidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s