La fortaleza mexicana

Y vaya que hemos sobrevivido a tanta turbulencia a lo largo de nuestra historia. Nos ha sucedido de todo y aquí estamos, listos para seguir festejando un año más de nuestra independencia.

Qué carácter tan sólido y resistente tenemos que hemos sido capaces de soportar tantas lamentables tragedias, guerras civiles, invasiones, abusos de extranjeros, corrupción, clasismo, luchas religiosas y cuanto más se nos ocurra. Realmente estamos hechos de buena madera. 

Hay buenas raíces, sin duda;  la tierra que caminamos tiene vitalidad, lo que se siembra crece y da frutos. En el fondo queremos seguir adelante, hay una fuerza vital que nos impulsa a luchar, a superar todas las dificultades y a festejarlo.

Aunque seamos a veces malinchistas (el arte de admirar y aliarnos con los invasores en contra de nosotros mismos) en realidad si amamos la tierra que nos vio nacer, el pueblo que nos vio crecer y lo mucho que hemos logrado construir.

Hay una misteriosa fuerza,  que en la leyenda de la llorona se representa,  para recordarnos las lamentables lágrimas de una madre que llora la muerte del hijo avasallado por las armas de la injusticia, atormentado por el hambre y el desempleo, por el abandono del padre y del esposo. México llora a gritos también, pero festeja con todo y el dolor en el alma. Y sigue adelante, resistiendo torturas y desiertos, explotación y miseria. 

El mexicano se levanta el lunes crudo para volverse a dormir en la friega de un día más;  por inercia se presenta en su trabajo, porque aunque no le gusta,  hay que echarle ganas.

Tenemos una magia especial que nos ha llevado a seguir vivos, a tener un mejor México, y que a pesar de todo los que ladren  con voces negativas y pesimistas, seguimos vivitos y coleando. 

El NI MODO, la fórmula secreta del éxito a la mexicana, pero HAY QUE SEGUIRLE. Aquí nadie se raja…

Una sombría mezcla de emociones  que nos hacen resignarnos, pero al mismo tiempo impulsarnos para continuar en la batalla.

Es la heroicidad de los niños héroes, que ante la inminente derrota se envuelven en la bandera  para morir abrazados de ella. Hasta el último momento,  morir por México. Aunque ya no haya nada más que hacer. Ya jodidos y a punto de morir,  hay que dar la última gota de sangre por la patria.

Entre la fantasía y el ensueño, el triunfo y la derrota, la riqueza y la pobreza, el llanto y la alegría; los mexicanos bebemos nuestra historia y nos emborrachamos con los familiares y amigos en la tierra que tanto amamos.

La mayoría somos  soldados de infantería, recorremos la vida luchando a pie, en los áridos campos del México marginado, el verdadero escenario es que superamos las tragedias de la vida con pocas herramientas y un gran corazón.

Detrás de todo,  está esa madre linda y abnegada que nos ama, que nos cocina y llena de buenas ideas y abraza con sus afectivas palabras.

Es la Madre Patria

¡Viva México! 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s