Mejoremos nuestro deporte

el

​Ampliar nuestra visión.
A propósito de los Juegos Olímpicos, los mexicanos nos dejamos llevar por una idea equivocada de lo que realmente significa el deporte y los ideales del Movimiento Olímpico.

Es muy evidente que la tendencia predominante,  es ha enfocarnos en las medallas, es decir sólo en el resultado. Como si ese fuera el único propósito de la justa internacional.

Y la historia del festival Olímpico,  desde la antigua Grecia,  enfatizaba que el encuentro de los más grandes atletas y la promoción de la paz, era una de los ideales más significativos que debíamos de considerar.

Particularmente el empeño por lo que se llamó “La tregua Olímpica” que promovía el control de las emociones bélicas y todo tipo de sentimientos negativos en contra de los países y personas que provenían desde diferentes rincones del mundo.

Era un momento  para buscar la armonía en una convivencia festiva,  que le diera énfasis a los ideales más elevados del hombre y a dejar a un lado nuestras conductas violentas y discriminatorias.

Por eso es muy simplista y reduccionistas el que critiquemos a nuestros atletas sólo por si obtienen o no una medalla.

Practicar un deporte,  es buscar el perfeccionamiento de lo que se hace; es una lucha interior por mejorar y eliminar los obstáculos que nos llevan a ser mediocres y conformistas.

El atleta es un ejemplo de superación personal, de empeño por conquistarse a sí mismo, por permanecer en una constante disciplina y sacrificar muchas horas de recreo y convivencia familiar, con tal de ir a entrenar.

Lo que más debemos de admirar de un deportista es el esfuerzo que hace en su lucha por vencerse a sí mismo. No por los logros que se obtienen al vencer a otros contrincantes.

Es todo el proceso que ha tenido que vivir para llegar a ser lo que es. El premio a su esmero y tenacidad es conseguir un boleto para asistir, representando a su país, al festival Olímpico. No si gana o pierde. El que llegó a la fiesta ya ganó, si lo ponemos en mejores términos.

Lo más importante es que seamos capaces de valorar y reconocer el gran esfuerzo y el empeño competitivo que han puestos nuestros atletas. En vez de criticar lo que no lograron, debemos de aplaudir lo que si hicieron.

Son tantas las variables y las circunstancias que permiten ganar medallas, que muchas, simplemente no están en sus manos

En la vida,  tenemos que poner más empeño en valorar la trayectoria, el empeño, el proceso, el sacrificio, la entrega, el esfuerzo, la disciplina y todo cuanto hace el atleta para alcanzar sus objetivos. 

Es la pasión por lo que se hace, el encanto que produce vencerse a si mismo y el no dejarse atrapar por el pesimismo y el desánimo. Eso es lo que necesitamos aprender más los mexicanos de los atletas que nos representan, en vez de criticarlos y ponernos tristes porque no obtuvieron una medalla.

Desde aquí un fuerte aplauso a nuestros atletas. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s