El odio junto al orgullo,  destruyen

el

No es muy dificil atacar las opiniones ajenas, pero sí el sustentar las propias: porque la razón humana es tan débil para edificar, como formidable ariete para destruir.

Jaime Luciano Balmes (1810-1848) Filósofo y sacerdote español.


Sobre todo cuando acusamos a los demás de ser la causa de los males que vivimos.

Escuché a un hermano decir a otro “tu envenenas y desruyes a la familia” . Al final una acusación así no se puede sustentar más que con el odio.


No honres con tu odio a quien no podrías honrar con tu amor.

Friedrich Hebbel (1813-1863) Poeta 


Y por ello se puede insultar al otro, sin mirar en el propio corazón el tamaño de enojo que se tiene.


El odio es la cólera de los débiles.

Alphonse Daudet (1840-1897) Escritor francés.


Antes de acusar a los demás, debemos de acusarnos a nosotros mismos.

Lo más seguro es que uno mismo es el que envenena y destruye a los demás.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s