¿Por qué el hombre es agresivo con las mujeres?

el

Es una respuesta difícil de dar correctamente, pero lo intentaremos bajo el respaldo de la investigación que hacemos de la identidad del mexicano.
M. Loreto en su libro “La Personalidad de la mujer mexicana” nos dice lo siguiente:
“Este sentirse hombre más que individuo, del mexicano, se explica fácilmente por la importancia que en nuestro medio se da a la masculinidad en el sentido de fuerza activa. Sobre ello existen algunas teorías; una de las cuales es que dicha “actitud del hombre” que asume el mexicano está motivada por un interno anhelo de reparación. Se encuentra que esa tendencia para definir su masculinidad, por medio de actos de trascendencia en forma violenta y evidente, no es la manifestación de un temperamento rebelde o indomable sino viejo sentimiento de reconocimiento y deseo de reparación”
Lo anterior nos conduce a que psicológicamente el hombre necesita reafirmar su masculinidad demostrando su fuerza física y por un mecanismo interno que lo lleva a reparar sus heridas del pasado con acciones agresivas. Veamos a qué se refiere: “El mexicano está reparando con su conducta agresiva la humillación sufrida por sus antecesores, los que se doblegaron, los que fueron vencido. Su experiencia histórica le ha enseñado que el hombre débil sucumbe y, bajo la idea de que la debilidad corresponde a lo femenino, adopta la actitud del dominador”
Si la masculinidad se reafirma asumiendo un papel de conquistador y temiendo caer en la debilidad que corresponde a lo femenino, entonces para mostrar poder, hay que doblegar a las mujeres que intentan herirnos o que ya nos han herido.
Continuemos con la reflexión de Loreto: ” El mestizo proyectó en el blanco que vencía al padre fuerte, audaz y valiente, y en el nativo a la madre débil que se entregó. Al primero lo idealizó y trató de imitarle; de ahí su afán por imponerse, su afición por la acción violenta. El español se manifestó por medio de la violencia y con ello demostró que quien domina es el que agrede, el que se lanza, quien hace del valor temeridad y convierte en armas la astucia y la dureza; todo ello en forma espectacular…La hombría del mexicano es por ello un tanto teatral…para lograrlo necesita que la mujer forme el contraste con su debilidad; requiere de ella que represente el objeto de su dominación y que su inferioridad perdure porque sólo así puede sostener su masculina superioridad”
Aunque no este de acuerdo con M. Loreto, resulta una teoría interesante, que explica, en parte, el por qué los mexicanos somos agresivos con las mujeres, al extremo de llegar a los “feminicidios”, tan sonados hoy en día.
Es cierto, que el mexicano identifica a lo femenino como debilidad y fuente de placer, pero también arrastra un resentimiento en contra de las heridas causadas por la madre que ha sido violenta sobre todo emocionalmente.
Si hay una mujer que pueda encender la furia es la madre o la esposa.
Continuaremos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s