1.2 Confrontación

Susan en una confusión y con el estómago fruncido fue en busca de Felipe, su prometido.

Felipe, le preguntó con una cierta emoción de duda: ¿Me haz mentido alguna vez?

No por supuesto, mi amor…

¿Estas seguro?

Por supuesto, respondió con una cierta ironía y una sutil risita  burlona en su cara.

Lo miró fijamente a los ojos, con ternura, lo abrazó y acercó sus tiernos labios a los suyos y lo besó con un cálido sentimiento de amor y le dijo…

Nunca soportaría una infidelidad.

Te amo Susan, tranquila y respondió con similar cariño a su prometida

Se abrazaron los corazones

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s