Los “Gorrones”

el

 

Son los descarados que nunca traen dinero, o lo fingen, y no ponen lo que les corresponde, en el pago de las cuentas.
Son parientes cercanos de los adictos a deber, porque de alguna manera también son dependientes de los recursos de los demás. Y fácilmente se acostumbran a vivir como parasitos de los que si tienen.
Este tipo de dependencia tiene su raíz en disfrutar, secretamente y hasta subconscientemente, el ser un mantenido, les gusta sentir que los demás se hacen cargo de sus necesidades. Es una especie de fijación a la etapa infantil añorando a la madre que los cobijó y satisfizo en todas sus necesidades sin que tuvieran que hacer mucho esfuerzo.
Llegan a disfrutar el ir a fiestas, restaurantes y viajes y que les paguen todo, Es más placer no sacar nada de su cartera, que el mismo evento al que asisten, por que no les cuesta.
Conocí un tipo que asistía a un grupo de amigos y preguntaba con especial curiosidad, si hoy también se iba a repartir la cuenta, si le respondían que si, bebía y comía todo lo que le viniera en gana. Si no, se limitaba a lo que podía pagar. Sabía perfectamente que entre todos le pagaban sus excesos.
Los gorrones no siempre traen el bolso vacío, sino que prefieren pagar lo menos posible y esperar a que otros lo hagan por él. Son de los que enseñan su cartera con un sólo billetito, cuando los demás los trae escondidos en otro lugar.
Desde luego que los gorrones son las rémoras de los ricos y poderosos, Se les adhieren como verdaderos parásitos y viven a sus expensas. Saben ser sumisos, condescendientes y serviciales, porque en el fondo van por los beneficios que reciben de los que tienen todo.
Piden con frecuencia prestada la casa de Tapalpa, el departamento en Puerto Vallarta y hasta el chofer. Con tal de disfrutar lo que no es suyo y hasta presumirlo como si lo fuera.
Estamos rodeados de “gorrones” disfrazados de buenos amigos, pero que en realidad son personas improductivas, deudoras, vividores y llenos de complejos y envidias, que saben compensar muy bien pidiendo prestado los bienes ajenos y pagar lo menos posible las cuentas. Por eso se acerca a una adicción, si no es que ya la es.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s